Tarta de queso japonesa


Esta ocasión hemos elaborado una receta que satisfacera a la benjamina de la familia: sin chocolate y con queso. Además según reza en la receta de la misma, es una tarta light: of course y, además, “japonesa”, pero esta última parte nos hemos perdido y no le encontramos el porqué… Investigando por la red, vemos que hay muchas tartas de queso japonesas que únicamente llevan tres ingredientes (chocolate blanco, queso y huevos) pero tampoco nadie puede asegurar el porqué de apellidarla “japonesa”. Nosotros hemos elaborado otra versión en la que hay más ingredientes.

Ingredientes: (para 8 raciones)

– 3 claras de huevo.

– 80 gr. de azúcar.

– 1 pellizco de sal.

– 250 gr. de queso cremoso light ( tipo Philadelphia)

– 3 yemas de huevo.

– 50 gr. de leche desnatada.

– 30 gr. de harina refinada de maíz (Maizena).

– 1 cucharadita de levadura química en polvo.

– 30 gr. de zumo de limón.

Preparación:

Precalienta tu horno a 170º y pone a media altura un recipiente (en el que quepa el molde para la tarta) con agua para hacerla al baño maría. El agua tendrá que estar muy caliente cuanto metamos la tarta.

Engrasa con mantequilla un molde redondo de silicona de 20-22 cm. de diámetro (si utilizas un molde desmoldable, lo forras con papel de aluminio por fuera, para que no entre el agua). Reserva.

Coloca la mariposa en las cuchillas y echa las claras de huevo, 30 gr. de azúcar y 1 pellizco de sal. Programamos 4 min./ vel. 3. Retira la mariposa y vierte las claras montadas en un bol.

Sin lavar el vaso, pon el azúcar restante (50 gr.), el queso, las yemas, la leche, la maizena, la levadura y el zumo de limón. Programamos 10 seg./velo. 4. Vierte el contenido del vaso en otro bol.

Incorpora las claras montadas poco a poco a la mezcla de queso y mezcla con movimientos envolventes. Vierte la mezcla en el molde reservado.

Coloca el molde en el horno, dentro del recipiente que tiene el agua hirviendo para que se cocine al baño maría. Hornea durante 45-50 minutos, a 170º.

 Retira del horno, deja templar y desmolda. Sirve la tarta fría o templada.

tarta-queso-japonesa-0-copyright-debocaenboca

Por cierto! que no te asuste que al sacarla del horno, baje en picado la altura adquirida en el horno: todo es normal y para nada pierde textura.

El resultado es una tarta un tanto rústica y poco vistosa, vamos.. que si quieres impresionar a tus invitados con ella: que no sea esta tu elección, de entrada, si son de los que comen más con los ojos que con el paladar. En cuanto a su sabor: esponjosa, ligera gracias al montado de las claras y finalmente sorprendente, sí. Nosotros la acompañamos de mermelada light de fresas y también la probamos sólo con azúcar glas, pero recuerda que el espolvoreo de este último hay que hacerlo justo al servir la tarta de queso japonesa, porque la consistencia es tan húmeda que el azúcar glas enseguida se humedece.

tarta-queso-japonesa-2-copyright-debocaenboca

Nota: Disculpad las fotos!  Entre que la tarta no es per se muy lucída – aunque el sabor y sobretodo textura te sorprenderá-  y no estábamos en nuestro mejor día en cuanto a decoración y, finalmente, el emplatado fué un “aquí te pillo y aquí te mato”: las fotografías resultaron poco vistosas.

Fuente: http://www.misthermorecetas.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s